Bienvenidos a la Escuela, comienza un nuevo curso

nuevo curso

Bienvenidos a la Escuela, comienza un nuevo curso

Bienvenidos a la Escuela, comienza un nuevo curso
¿Te ha gustado?

Os queremos dar la bienvenida a este nuevo curso. Lo primero que tendremos que superar juntos es el periodo de adaptación, ese momento tan temido por niños, madres, padres y educadoras. Sí, para las educadoras también, siempre nos conmueve ver a un niño llorar porque sus padres se han marchado. Y lo único que podemos hacer es darle abrazos, besos y hacerle mimos hasta que entienda que mama y papa van a volver.

A todos nos cuesta adaptarnos a los cambios: cambiar de domicilio, adaptarnos a un nuevo puesto de trabajo… Imaginad lo que debe costarle a vuestro diminuto ser, que, tan pequeño, experimenta ese primer cambio. Va a pasar del seno familiar, en el que todos son conocidos, a la escuela, un lugar, para él, extraño. Va a vivir su primera adaptación desde que tiene uso de razón.

¿Cuánto tarda un niño en adaptarse a la escuela?

¿Cuánto tiempo va a tardar mi hijo en adaptarse a la escuela? ¿Cuándo va a dejar de llorar? Son algunas de las preguntas más frecuentes que oímos en la escuela infantil durante los primeros días del nuevo curso. Cada niño es un mundo, y como tal, necesitará su propio tiempo para adaptarse. No debemos pretender que se adapte en el tiempo que nosotros creemos considerable. Hay que respetarlo y darle su tiempo para que la adaptación sea plena y completa.

A veces, sois vosotros, papá y mamá, los que realmente necesitáis una adaptación. Vuestra inseguridad, manos temblorosas, ojos llorosos… Hacen sentir al niño que algo no va bien, y que lo que va a suceder a continuación no es bueno. Debemos intentar dejar a los niños en el centro con la mayor serenidad, para que ellos entiendan que lo que estamos haciendo es bueno para ellos.

Cuando veáis que aun así, vuestro hijo llora, tenéis que tranquilizarlo con frases como: “Tranquilo, ahora vas a jugar, papá y mamá volverán a buscarte después”. Es muy importante que nunca se amenace al niño con ir a la escuela, ya que así no conseguiremos una adaptación totalmente satisfactoria. Aunque vuestros hijos son parte de vosotros mismo, son personas con ideas y sentimientos propios a los que debemos dejar “volar” y no pretender que estén siempre debajo de papá y mamá.

Por último, añadir una pequeña receta que nos permitirá tener un periodo de adaptación menos doloroso: una buena dosis de paciencia, una gran sonrisa en la cara y un sinfín de besos y abrazos para repartir.

Sin Comentarios

Escribe un comentario

Escuelas Infantiles Garden