Cuando quitar el pañal paso a paso a un niño sin agobios.

cuando cambiar el pañal

Cuando quitar el pañal paso a paso a un niño sin agobios.

Cuando quitar el pañal paso a paso a un niño sin agobios.
2.9 (58.18%) 11 votes

Cambiar pañales, o lavar pequeños traseros son obligaciones que aceptamos con alegría.

Naturalmente algunos niños aprenden antes que otros, pero también debemos recordar que algunos niños andan y hablan antes que otros.

No importan las historias que se hayan oído de amigos o compañeros, si se sabe de un niño que ha aprendido antes de un año, en realidad esto indica que sus padres le habrán dirigido y le sientan justo a tiempo. Pero el niño a esta edades, ciertamente, es incapaz de entenderlo o de autocontrolarse. Intentar enseñar a un niño tan temprano puede ser fuente de muchas frustraciones. En un niño tan pequeño no se han desarrollado aún las conexiones entre su cerebro y sus funciones de eliminación. El niño no puede, por sí mismo, querer hacer una deposición u orinar, y no es consciente, incluso, de que ha eliminado. La conciencia llega antes que el control de esfínteres.

 

El control viene dado por la creciente capacidad de la vejiga de retener más orina y la menor frecuente necesidad de movimiento de los intestinos. El orden normal de evolución es el siguiente:

-Control intestinal nocturno.

-Control intestinal diurno.

-Control vesical diurno.

-Control vesical nocturno

Hay excepciones a este orden (aunque pocas).

 

La gran mayoría de los niños están preparados para el control de esfínteres diurno, entre los dos y tres años, aunque puede ocurrir antes, a los veinte meses. Los adultos no deben sentirse presionados a educar al niño hasta que el niño no se encuentre maduro, no importa lo que haya conseguido el pequeño Antoñito dos meses menor. El control de esfínteres diurno es una capacidad corporal compleja.

Para determinar si el niño se encuentra en posición de éxito para emprender el aprendizaje de control urinario, podremos hacer las siguientes comprobaciones sencillas:

 

CONTROL DE LA VEJIGA:

    • ¿Mi hijo orina profusamente de una sola vez y no pequeñas cantidades a lo lardo de todo el día?
    • ¿permanece seco varias horas al día?
    • ¿Parece darse cuenta de que va a orinar, expresándolo a través del rostro o de las posturas especiales que adopta?

Si la respuesta es afirmativa en los tres casos, quiere decir que es consciente de las sensaciones de la vejiga y de que posee suficiente control de la misma para iniciar el entrenamiento.

También es cierto que puede ocurrir que tengamos alguna dificultad para contestar algunas de estas preguntas, dado que el niño se pasa todo el día con el pañal puesto, y estos datos pueden pasar desapercibidos.

 

PREPARACIÓN FÍSICA:

  • ¿Posee suficiente coordinación de dedos y manos para coger fácilmente los objetos?
  • ¿Se traslada fácilmente de una habitación a otra sin necesidad de ayuda?
  • ¿sube y baja escaleras alternando pies, (aunque sea con ayuda)?

 

APTITUD PARA SEGUIR INSTRUCCIONES:

Pidamos al niño que realice las siguientes acciones: (estas órdenes es muy importante que no las acompañemos de indicaciones gestuales que le puedan ayudar a comprender lo que deseamos que haga).

-Pídale que señale: su nariz, ojos, boca, cabellos…

-Pídale que se siente en una silla.

-Pídale que se levante

-Pídale que camine con usted a un lugar determinado, como puede ser a otra habitación.

-Pídale que le imite en una tarea sencilla, como puede ser dar palmadas.

-Pídale que le traiga un objeto corriente.

-Pídale que coloque un objeto corriente junto a otro.

-Pídale que encienda la luz.

-Pídale que vaya a su dormitorio a por un juguete determinado

-Pídale que le de un abrazo enorme.

Si realiza correctamente ocho de estas diez acciones puede considerársele intelectualmente desarrollado para el entrenamiento en control de orina diurno.

 

Si se detectan miedos al servicio, dolor al defecar, o conductas oposicionistas, se aconseja solucionar estas dificultades antes de comenzar el entrenamiento.

 

 

PAUTAS DE CONTROL DE ESFINTERES DIURNO

 

El control por la noche o siesta sigue. Es un control diferente y requiere mayor maduración. El control nocturno del pis no se considera patológico hasta cumplidos los cinco años. Los niños pueden controlar el pis nocturno a edades muy diferentes, unos lo hacen a los tres, cuatro o cuatro y medio. No se aconseja quitar el pañal durante la noche hasta que:

      1. El niño se despierte durante la noche pidiendo pis.
      2. Diez noches consecutivas de pañal seco.

 

La retirada del pañal es total y completa, no se hacen excepciones. No debemos ponerle el pañal si vamos de boda, al hipermercado… o cualquier otro lugar.

Cuando le quitamos el pañal a un niño, le decimos que es capaz de controlarlo, le decimos que se tiene que esforzar para controlarlo, ¿Qué le trasmitimos si en algunos momentos le ponemos el pañal? Porque cuando a un niño le ponemos el pañal le decimos que puede hacerse el pis encima ¿a que conclusiones llega?

Algunos padres tienen la costumbre de ir poniendo al niño en el orinal, para ver su respuesta, luego le vuelven a poner el pañal, y están  así durante unas semanas ¿Qué aporta esto al niño? ¿para que sirve? Puede que el niño no haga pis, pero eso no quiere decir que no este preparado, a lo mejor simplemente acababa de hacer pis en el pañal, para evitar esto le dejamos mucho rato en el orinal, se aburre, le desmotiva…yo no lo considero necesario, creo que después de observar al niño, y concluir que está preparado, se toma la decisión, se trasmite al niño y se comienza el entrenamiento, sin más, así de sencillo.

 

Se le pone a hacer pis aproximadamente cada veinte minutos. Este tiempo es orientativo, si un niño lleva dos horas sin hacer pis, a lo mejor debemos ponerle cada diez minutos, dejemos llevarnos por el sentido común.

En estos momentos de aprendizaje no se le sugiere, ni se le pregunta si quiere hacer pis, simplemente se le dice que vamos a hacer un pis en el servicio, no hay opción, no es una sugerencia, es una orden (expresada con respeto, amor y serenidad).

Cuando el niño vaya realizando este aprendizaje, sus progresos nos irán  indicando como irnos retirando, de la orden, pasaremos a la pregunta, posteriormente a la sugerencia, para al final pasar a que el niño es totalmente autónomo.

 

Se comprueba también cada veinte minutos si está seco, reforzando profusamente el estar seco y entonces se va a orinar. Si estuviera mojado se le pide que se cambie (fomentar la mayor autonomía posible), y se le asea. Sin ningún tipo de castigo, ni comentario verbal negativo. Controlar la comunicación no verbal.

 

Se le mantiene en el orinal/water un minuto quedándonos con él. Es importante no alargar el tiempo de estar sentado en el servicio, si lo hacemos el niño se aburre, y puede considerar dicha actividad como negativa, mostrando resistencia en las siguientes ocasiones. El hecho de quedarnos con él, ese minuto, favorece el hacer pis, el niño se siente importante, atendido. Esta atención se va retirando a medida que el niño va aprendiendo. En el caso de que haga pis, celebrarlo por lo alto, si no hace pis “no tenemos pis, bueno la próxima vez saldrá” Sonrisa, beso y positividad.

 

Todo como si fuera un juego, se potencia autonomía. Bajar y subir pantalones, sentarse solito, tirar de la cadena, se puede usar orinal o servicio directamente con reductor.

 

Refuerzo social siempre y ante cualquier progreso por pequeño que este sea. Como refuerzo social me refiero a besos, abrazos, guiños, llamar por teléfono a la abuela para contárselo, un aplauso de los compañeros… Los premios materiales pueden hacerse pero comedidamente y siempre partiendo del adulto. No vale eso de ¿si hago pis me das una chuche? Basta que el niño lo enfoque así para que no se le de la golosina y en cambio le podamos contestar algo como ¿sabes lo que te voy a dar? ¡Una paliza de besos! (mientras se corre detrás de él por el pasillo).

 

Lo negativo se desatiende, recordar que el niño está aprendiendo y en todo aprendizaje son perfectamente normales los errores, es más, el niño debe sentirse mojado, equivocarse para aprender. En estos momentos de iniciación del aprendizaje, no se aconseja en absoluto castigar.

Positividad ante todo

 

Si queremos y/o tenemos que comentar como van las cosas con los educadores de la escuela infantil, los abuelos, la tía… y hasta el momento los avances son escasos o nulos no debemos hacerlo cuando el niño esté presente o nos pueda escuchar. Si las noticias son positivas, incluso debemos hacerlo delante del niño, para estimularle, hacerle sentirse importante.

 

Darle la mayor cantidad posible de líquidos, cuánto más ocasiones de orinar se den, mayor posibilidad de acierto o error, mayor posibilidad de aprendizaje.

Se aconseja que el niño observe cotidianamente a sus familiares en el servicio.

 

Un viernes por la noche, los padres le comentan la gran noticia “papa y mama hemos decidido que ya eres muy mayor y capaz de aprender a hacer pis en el servicio, sabemos que te vas a esforzar y que lo vas a conseguir, además la seño del cole piensa lo mismo y también está muy contenta, mañana cuando te levantes  vamos a intentar hacer nuestro primer pis en el servicio, ¡vale!”.

 

El pañal se retira nada más levantarse. Todos nosotros lo primero que hacemos todos los días es ir a hacer un pis cuando nos levantamos, púes eso debemos hacer con nuestros hijos, en cuanto abren el ojillo, les llevamos a hacer un pis.

 

El pañal se coloca lo último, a veces les bañamos y cuando les vestimos les ponemos el pañal, después juegan mientras hacemos la cena, cenamos,  leemos el cuento, nos hacemos cosquillitas …  pues no es lo correcto, aconsejo bañarse, les ponemos el pijama, juegan mientras hacemos la cena, leemos el cuento, nos hacemos cosquillitas… y justo antes de apagar la luz  y darle el beso, le llevamos a intentar hacer el último pis del día (¿Qué es lo último que hacemos todos antes de acostarnos?) y después le ponemos el pañal.

 

Es muy importante consultar padres-escuela para la fecha de comienzo, para poder atenderlos adecuadamente, los padres tenemos que ser conscientes de que en casa solo tenemos un niño al que enseñar este control pero en la escuela, necesitan planificarlo, debemos ponernos de acuerdo con el centro escolar, antes de iniciar el aprendizaje.

 

Si después e quince días aproximadamente nuestro hijo no parece avanzar en el control, se aconseja consultar con el psicólogo del centro escolar, o bien el educador/a, entre todos podemos observar y analizar la conducta del niño, para así poder elegir una forma de actuación concreta y uniforme.

Cuéntanos tu experiencia. ¿Tienes alguna duda? Te contestaremos “sin agobios”

Escuelas Infantiles Garden.

2 Comentarios
  • Ana belen
    Escrito en 14:28h, 12 abril Responder

    Hola acabo de leer el articulo y me parece muy interesante. Necesito consejo porque en estos momentos le estoy quitandoel pañal a mihijo de 2 años y medio y me lo esta poniendo muy dificil…llevo cerca de un mes y no quiere saber nada de hacer pipi en ek vater. Tengo un adaptador y se sienta pero en 2 segundos quiere bajar y aunque llege mas de 2 horas seco no hace en el vater se hace en el suelo. Y con el orinal lo mismo. Heprobado a que haga de pie porque ve a su hermano ypense que quizas podia hacer asi ya que lo imita en todo, y nada. Yo no se que hacer. En la guarderia tampoco hace me traigo las bolsas de pantalones y no quiere probar segun me dice la señorita, ella me dice quesiga que no me rinda perome desmotiva que todos mis intentos no valgan para nada…si tuvieran algun conseho o ayudarme. Lo veo que el no esta dispuesto el otro dia hizo un poco. Y lo motive con pegatinas que le encantan y lo abraze le demostre lo bien que lo hizo pero ya no quiere mas. Gracias y espero respuesta.

    • Escuelas Infantiles Garden
      Escrito en 10:16h, 16 abril Responder

      Hola Ana Belen.
      No conozco el caso de tu niño en cuestión por lo que me falta información. ( si el niño lleva un ritmo madurativo normal, cuando tiempo llevas intentándolo…) De todas formas te doy algunas recomendaciones:
      1º Lo normal es que a partir de los dos años el niño este preparado para quitarle el pañal, por lo que lo primero es descartar con el pediatra que no existe ninguna limitación fisiológica que se lo impida.
      2º Una vez que se retira el pañal, no se debe poner unas veces si otras no.
      Analiza si en alguna ocasión le has vuelto a poner el pañal, esto produce retrocesos.
      3º Tal y como te han recomendado en tu escuela no te rindas, ten paciencia y sigue intentándolo, a veces el cambio ocurre de un dia para otro.
      4º Hay que analizar si el niño esta obteniendo otros beneficios con su conducta: más atención de la familia, luchas de poder, etc.
      5º Si el problema se alarga, consulta con un psicólogo infantil.
      Gracias por tu comentario.

Escribe un comentario

Escuelas Infantiles Garden